1/10/08

El castillo de las tinieblas


Ubicado en el km.185 de la Autovía de Castelldells, concretamente en Gavà Mar. Desde que era pequeñín siempre veía un cartel amarillo muy cutre con ojos y dientes afilados que anunciaba algo. Durante años pensé que sería una chorrada. Un espéctaculo barato.

Ahora me traslado a mi 18º aniversario. Como sorpresa, mis padres decidieron llevarme a tal sitio siguiendo la recomendación de mi cuñada, que ya había ido antaño con mi hermano.
Y tras línias de vida privada que poco interesa, me centro:

(Advierto que destripo ciertas cosas del espectáculo que podrían ser "sorpresa" si fueras).

El castillo de las tinieblas es un restaurante + espectáculo de terror. Desde el momento en el que te acercas a la entrada hasta que sales tres horas aprox. después, no dejes de sentir diferentes cosas.
Yo lo describo como miedo, con nervios despues y risas al final.

Por fuera está decorado como si de un castillo medieval se tratara. Por dentro, está demasiado oscuro para apreciarlo. La ambientación es increíble y está a repleta de referencias al cine clásico de terror, al cine culto de terror y un poco al cine moderno de terror (que poco abunda, en mi opinión).

Antes de la cena puedes dar una vuelta por el piso superior y admirar detalles (no) muy tranquilamente. Ahí está la parte miedo. Trás una presentación diabólica, empieza la cena. Ahí entra la parte nervios. Y durante ésta, entre plato y plato y a veces mientras estás con la boca llena, hay números en los que representan mitos del terror como el Hombre-Lobo o los vampiros (tantos los buenos -como los llamo yo- como los bestias). Tambien hay un par de números en los que se requiere la participación del público. Y mientras esperas la comida, un par de actores siempre van paseando por las mesas. Si por asualidad vas, haz como yo y no te pongas en las esquinas...

Me parece que siempre se hacen las mismas representaciones y, cada semana, un número especial de cine diferente. A mi me tocó el de La matanza de Texas (1974), y creo que otros son Halloween (1980) o El exorcista (1973).
A medida que avanza la noche, en las actuaciones se puede apreciar la subida de tono respecto a humor sexual. Ahí entra la parte risa, sobretodo en la representación de Re-animator (1985), que no es muy fiel a la película, pero eso era lo último en lo que pensaba ya que no podía parar de reír.

En resumen: a pesar del precio (en 40 y 50 € por persona), creo que es una experiencia muy recomendable y digna de apreciarse. Yo tengo claro que, en un futuro, volveré.

Web oficial.

1 comentarios:

Magomez 2/10/08 18:52  

Yo estube en el otro, el de dentro de castefa, el de egipto, con momias y eso y fue increible. Aparte eramos 5 o 6 en toda la sala(fuimos entre semana) y el show nunca me habia reido tanto aunke era un tanto macabro(por no decir mucho)

tambien ubo gran nivel de xistes picantes

'We have to go back'